Raíces

De vez en cuando somos arrojados a una tormenta de contradicciones, muchas veces son tan feroces que dejan expuestas nuestras raíces más profundas.

— 𝚁𝚞𝚋𝚎́𝚗 𝙻𝚞𝚋𝚘

Una milla más.

Pronto se dió cuenta que no le quedaban fuerzas para continuar. Sus manos estaban tan vacías como al principio, pero su espíritu, ese era inquebrantable.

—¡Que es una milla más! Pensó, — nada tengo que perder.

Los años habían robado su juventud, pero jamás doblegaron su ímpetu de conquista.

Así, con una mirada cansada pero determinante, decidió que aún podía arrebatarle pasos al camino.

— 𝚁𝚞𝚋𝚎́𝚗 𝙻𝚞𝚋𝚘

Verso a beso

Te encuentro prófuga entre mis letras, esquiva a la realidad, sin límites y con una fuerza propia de tu carácter. Amo escribirte, leerte, buscarte en mis poemas y encontrarte desnuda entre las páginas de un amor insaciable.

Me gusta crearte a mi antojo, tal como te soñé, dibujarte con versos y besos, a veces tierna y sensual, otras romántica y melancólica, siempre loca, irreverente, cursi, única.

Siempre estás en mis sueños, en mis letras, luego me doy cuenta que es hora de volver a la realidad sin ti y simplemente no, ahora encuentro que la ficción es mi realidad.

— 𝚁𝚞𝚋𝚎́𝚗 𝙻𝚞𝚋𝚘

Mariposas.

Hoy las mariposas ya no están, y sí, es verdad, se fueron todas contigo, pero siguen intactas mis ganas de volar.

— 𝚁𝚞𝚋𝚎́𝚗 𝙻𝚞𝚋𝚘

PODRÍA

Podría dedicarte todos los poemas que existen y escribirte muchos más,

Podría recitarte cientos de versos mientras me acerco, y susurrarte al oído lo hermosa que estás,

Podría llenarte de caricias y besos, pintar tus días con arcoíris, flores y estrellas,

Podría sin pensarlo y en un instante perderme en tu sonrisa, si en tu mundo me dejas quedar.

— 𝚁𝚞𝚋𝚎́𝚗 𝙻𝚞𝚋𝚘

Florecer.

Flores puede darte cualquiera, pero solo quien logre podar tus espinas, humedecer tus pétalos y regarte en verano te hará florecer.

— 𝑹𝒖𝒃é𝒏 𝑳𝒖𝒃𝒐

Rosas

Déjame seguir el perfume de las rosas,
deja que me pierda para siempre en tu jardín,
Permite que me embriague con el dulce de tu néctar,
Y que el mundo entero sepa, que eres mía y yo de ti.

— 𝑹𝒖𝒃é𝒏 𝑳𝒖𝒃𝒐



Bonny

De repente, a lo largo y ancho de aquella sala se escuchó un ensordecedor y antagónico grito. La madre de la pequeña Melany sin duda estaba muy afectada, no era normal ver a su hija sumergida en un llanto incontrolable y poseída por el miedo. 

Luego de un lapso aproximado de quince minutos sin tregua de llanto, forcejeo y frustrados intentos por calmar a Melany, aquel hombre alto de bata blanca se acercó nuevamente a la pequeña, esta vez, con sus dos brazos tras su espalda. Parecía esconder algo. 

Luego de asegurarse de estar lo suficientemente cerca de la niña, dijo con una voz tenue. —Tengo algo para ti Melany. Quieres ver de qué se trata? La pequeña con sus ojitos hinchados y aun llenos de lágrimas, lo miró fijamente. —Quieres saber que tengo escondido para ti? —Insistió aquel hombre. La curiosidad de Melany fue movida, y aun entre leves sollozos puso toda su atención en el hombre de la bata blanca. 

Lo quieres? replicó nuevamente. Al fin Melany había cedido y por un momento se olvidó de aquello a lo que tanto pánico le tenía. —Si — contestó la pequeña de cuatro años. Para ese momento, las lágrimas habían cesado. 

Muy bien —dijo el hombre de la bata blanca. Y de su espalda, en un suave movimiento, sacó una maleta en la que guardaba un hermoso osito de peluche al que apodada Bonny. 

Prometes cuidarlo bien? —Le preguntó el hombre. —Prometo hacerlo —contestó la niña con total asombro al ver el osito, mientras una hermosa sonrisa se dibujaba en su rostro, y enternecía a los que observaban. 

Ok, tómalo, ahora es tuyo —replicó el doctor. —Pero, para que puedas cuidarlo bien, tú también debes estarlo, ¿si tú te enfermas, quien cuidará de Bonny? No querrás que nada malo le pase, ¿verdad?

La niña se aferró al osito y lo abrazó fuerte —Yo no quiero que nada malo le pase dijo con algo de timidez y palabras aún algo incompletas debido a su edad. 

Muy bien, ahora yo tomaré tu brazo y pondré una inyección que te hará sentir mucho mejor, luego podrás ir a casa a jugar con Bonny ¿estás de acuerdo? —La niña con algo de susto asintió con la cabeza, mientras, el doctor ponía la inyección para cortar con la infección y aliviar el dolor en su garganta. 

Finalmente, el doctor se dió cuenta que ese día había aprendido una gran lección, una lección de vida que aplicaría en adelante en todas las facetas pertinentes. Por eso, después de aquel episodio, en la entrada de su consultorio decidió poner una nota a la vista de todos que dice:

“Si queremos resultados diferentes, es tiempo de empezar a buscar estrategias diferentes”

— 𝑹𝒖𝒃é𝒏 𝑳𝒖𝒃𝒐

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑