De otro Reino.

43510938_1114470672055443_1485737987797942272_o

Somos forasteros, peregrinos en esta tierra. No te apegues a nada, no te aferres a nadie, no eches de menos. Pronto volveremos a casa, y no habrá lugar para llevar nada de nuestro equipaje.
La grandeza está dentro de nosotros, somos ciudadanos de otro Reino.

By: Escritor 

Sed de mejores días. 

Aún no sé hacia donde me dirijo, de hecho, no reconozco el camino que tránsito. Me pregunto, ¿en donde termina este errante viaje?. En ocasiones simplemente quisiera detenerme, no seguir, encontrar el sentido correcto de la vida, y sobre ese fundamento retomar con propósito firme. 

Pero prosigo, con impulso propio, y el fuego de la pasión aún ardiendo. Quizás desorientado, tal vez impreciso, a veces escéptico y otras con fe, pero siempre con sed de mejores días. 

A pesar de las crisis, sigo con la auto propuesta intacta de desconocer la falsa moral de los hipócritas, y silenciar las  voces incongruentes. Una vez más, verán postergados sus anhelos y realizados los míos.  

By: Escritor. 

Preferí. 

Todo era confuso, apenas podía vislumbrar la estación. Una pálida luz parecía aclarar mi presagio en medio de la densa sombra y el abrupto desconcierto. Entonces, preferí no darme prisa, preferí no alcanzarte, preferí verte partir. ®

Besos entre letras. 

Frustrados anhelos inmersos en la oscura bruma de la insensatez y la indiferencia. Poder encontrar un efímero momento de lucidez y cordura se convierte en una necesidad imperante e inaplazable. 

Mientras, seguiré besándote entre letras, entre puntos suspensivos y comas, acariciándote el alma sin que lo sepas en medio de este caos que provocas.

Un puñado de letras. 

No se cuanto tiempo estuve sentado en frente de mi computadora con una hoja de Word en blanco. Realmente no miré el reloj para darme cuenta del tiempo pero cálculo que  pasó más de media hora, quizás más antes de empezar a escribir la primera palabra. Para ser honesto sentía una profunda necesidad de escribir, pero escribir sobre que? Escribirle a quien?

En ese momento solo me pude contestar la segunda pregunta,  “no quería dedicar mis líneas a ninguna persona en particular”. Mis dedos inquietos bordeaban las teclas esperando que mi mente les diera la instrucción para empezar a sumergirse en un mar de letras. No encontraba las palabras. Mis pensamientos trataban de ponerse en orden, intentaba descifrar aquella confusión que existía en ese momento en mi cabeza y poder alinear aunque fuese por un momento la mente y el corazón, solo intentaba que estuvieran de acuerdo por un fugas instante y así tener algún indicio. Fue inútil. 

Pero luego de un tiempo en estas marejadas de incertidumbre interno, reflexione en el hecho de lo fácil que podemos las personas aparentar en ocasiones una absoluta calma, cuando por dentro somos un remolino de emociones que nos llevan de un lado a otro. 

En definitiva, en esta ocasión no pude escribir más que esto, un puñado de letras sin sentido en algún trozo de papel virtual.  

Escribo.

image

Escribo porque me urge, por necesidad. Escribo por esa obsesión de perderme en un océano infinito de letras. Escribo porque es la única forma que tengo de poder encontrarme.

Si algún día coincidimos.

IMG_20160104_102418Si algún día coincidimos, sin importar donde estemos, sin esperar nada a cambio, sin conocer lo que eres, sin saber como eres, sin inventar promesas que se rompen, nos olvidaremos del resto, que el mundo se detenga por un instante para gritarle que eres tú el único cielo que conozco.

Si algún día coincidimos no habrán preguntas, gastaremos los minutos entre sábanas, o quizás hagamos del tiempo nuestro cómplice, nos volveremos adictos, inventaremos nuevos acordes en una danza erótica al compás de tus caderas.

Si algún día coincidimos nos mojaremos bajo la lluvia azul tomados de la mano, seriamos tormenta, seriamos pasión, seriamos la novela de algún escritor, seriamos letras, seriamos versos, seríamos poema.

Todo esto y quizás más, sólo si algún día coincidimos.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑