Determinada osadía. 

No dudó ni por un instante en persuadir el presagio, aquél que desvelaba lo inevitable. Aún así, el azar no pudo con tan determinada osadía. 

Ahora, la vida lanza los dados, mientras el anticipa al destino.

By: Escritor. 

Anuncios